fcb.portal.reset.password

Laia Fusté durante uno de los amistosos que se disputaron el sábado día 9. | ABJ

Joan Garcia Orti mientras explicaba a los jóvenes refugiados su experiencia en el Club. | ABJ

Jordi Ferrón durante uno de los amistosos del sábado 9. | ABJ

Esther Torrecilla durante las actividades que los socios de la ABJ prepararon para los jóvenes. | ABJ

Después de visitar por primera vez Lesbos el año 2017, la Agrupación Barça Jugadores ha vuelto a la isla griega. Joan Garcia Orti, Jordi Ferrón, Laia Fusté y Esther Torrecilla, todos miembros de la entidad, se desplazaron a Lesbos con el objetivo de conocer de primera mano las tareas que la Fundación Barça lleva a cabo. Del 8 al 10 de marzo, los cuatro exjugadores azulgrana participaron en varias actividades con el objetivo de aportar su granito de arena a través del fútbol. Laia Fusté asegura que "los cuatro socios que hicimos el viaje tenemos un perfil bastante similar: fuimos con muchas ganas de visitar personas y de captar su realidad".

Durante la primera jornada, el viernes 8, los exazulgrana visitaron los centros de refugiados de Moria y Kara Tepe y una de las playas donde llegan más embarcaciones desde Turquía. "Una de las cosas que más nos impresionaron fue ver un gran vertedero donde había miles de salvavidas", explica el directivo de la ABJ Joan Garcia Orti. Laia Fusté, además, explica que la diferencia entre ambos centros es abismal: "Moria está vigilado por militares y recuerda a una prisión. Es un centro que está sobrepoblado y, de hecho, se supera en más de 1000 personas su capacidad. Se respira un ambiente cargado, y las mujeres por la noche no pueden salir ni tampoco ir al baño para evitar agresiones sexuales". Con todo, Fusté asegura que en Kara Tepe las cosas cambian. "Las paredes están pintadas de colores, y se intenta que los refugiados sean partícipes de aquello que les ha tocado vivir", dice la exazulgrana. 

El sábado día 9, los miembros de la Agrupación prepararon unas cuantas actividades de carácter deportivo y lúdico para los niños de los centros. En total, participaron más de 250 niños y niñas. Por la mañana, los voluntarios azulgrana estuvieron con los más pequeños y, por la tarde, jugaron unos cuantos partidos de 12 minutos cada uno con adolescentes de entre 15 y 20 años. Se disputaron 7 amistosos. "Los niños nos hablaban con la mirada. Todo lo que decíamos nosotros se traducía al inglés, al sirio, y a varios idiomas más. En general, pero, la comunicación era gestual", asegura Garcia Orti. A su vez, Fusté dice que "los partidos fueron muy divertidos. Después, nos explicaron que había habido niños que habían dicho que era el mejor día de su vida. La sensación era indescriptible". "Yo, cuando cierro los ojos y me voy a dormir, aún estoy en Lesbos. Me dedico a repasar cada día todo lo que vivimos allí", asegura Fusté, y finalmente añade: "fue una gran experiencia vital, humana y emocional".

Volver arriba
_satellite.pageBottom();