fcb.portal.reset.password

Delfí Geli es exjugador del Girona, FC Barcelona, Albacete, Atlético de Madrid y Alavés. | Ignasi Paredes / Sport

Quizás no lo sea en el cargo, pero solo hay otro en toda la primera división que pueda presumir de estos dos “trabajos”. El de presidente y el de veterano. Josu Urrutia, máximo dirigente del Athletic Club y exjugador bilbaíno.

Delfí Geli vive días fantásticos con el ascenso, la relación con el Manchester City que le asegura más medios en el Girona y un comienzo brillante de temporada en su estreno en primera división con el empate contra el Atlético de Madrid y la victoria con el Málaga. Pero continúa ligado por su pasado de futbolista y procura mantener aquella relación especial con el campo. “Intento jugar una vez a la semana. Muchas veces el entrenamiento del viernes al atardecer y, cuando sale, algún partidillo. Es una hora y media en la que haces deporte, sudas, desconectas de los problemas y te reencuentras con tu gente. Después vas a cenar. También ejerzo de veterano”.

¿Del Barça, del Albacete, del Atlético de Madrid o solo del Girona?

Antes iba más a Barcelona. Ahora se me ha girado el trabajo y bajo muy poco. Pero este tipo de rivalidad no la entiendo. De hecho, cuando han jugado los veteranos del Barça con los del Girona yo he jugado una parte con cada equipo. Soy veterano de ambos.

¿El Girona tiene asociación?

Sí, también tenemos la nuestra. Desde que ocupé el cargo de presidente he intentado que los veteranos vuelvan al club. Son un referente importante, parte de nuestra historia, y tienen que estar a nuestro lado. Se habían distanciado. Es verdad que la respuesta ha sido muy buena. Además, también se merecen vivir estos días de felicidad que espero que sean por mucho tiempo...

Sí, porque no siempre debe haber sido fácil ser veterano del Girona...

El otro día, el del debut en primera, contra el Atlético de Madrid, me encontré a unos cuantos. Y días después... estaban emocionados todavía. Para todos es fantástico tener al Girona en todo lo alto. Piensa que hay gente que bajo las paredes de este estadio lo ha pasado muy mal. Descensos, problemas económicos... gente que se ha encerrado y dormido para reclamar sus derechos. Ahora es el momento de disfrutar de todo. Y de hacerlo juntos.

¿Los veteranos del Girona, el presidente de su club, tienen de espejo la ABJ?

De espejo, de ejemplo, pero con las limitaciones propias de nuestro club. Nosotros tenemos el presupuesto que tenemos y la Agrupación azulgrana es, con la del Madrid, la más importante del mundo. Nosotros no somos muchos, pero miramos de no fallar cuando nos piden ayuda. Participamos en tantos actos benéficos como podemos y como club también hemos incorporado los veteranos a los actos en que participamos. Visitas en hospitales, partidos de homenaje, peticiones de apoyo, campus, charlas... un poco como el Barça. Nadie nos obliga, pero es un valor que queremos tener y compartir.

¿Qué relación mantiene con sus compañeros de can Barça?

Ahora lejana, pero es culpa mía. Los siento muy cerca. No ha sido solo este año que hemos subido. El año pasado y el otro, que no tuvimos la suerte y pasamos por el mal trago de quedarnos a las puertas, recibimos muchos mensajes de apoyo. El fútbol es insistir, me decían. Y lo hicimos.

¿También es de los que cuando se vuelve a vestir de futbolista recupera la competitividad y no quiere perder nunca?

Hombre, si juego quiero ganar y cuando estás en el campo te lo pasas bien esforzándote, sudando y haciéndolo lo mejor posible. Pero treinta segundos después de acabar el partido te olvidas del resultado... Excepto cuando tienes que aguantar los cachondeos que te hacen los que ganan. Y no puede ser de otra manera. A veces ya pasa que hay quien lo lleva al límite. Cuando es así, lo dejo y ya vuelvo el próximo día. Tener la suerte de poder jugar con excompañeros y disfrutar después de una buena cena es el mejor resultado posible.

Volver arriba