fcb.portal.reset.password

Asensi reflexiona sobre el papel de la Agrupación Barça Jugadores. | Ignasi Paredes / Sport

Asensi, durante la entrevista con Pere Escobar. | Ignasi Paredes / Sport

Tiene sesenta y ocho años y un aspecto inmejorable. Juan Manuel Asensi se considera afortunado porque, al contrario de lo que les pasa a muchos de sus compañeros, a él no le hace daño nada. Puede que sea porque continúa haciendo deporte, aunque no sea el fútbol, o porque se marchó a su tierra, Alicante, donde vive con su familia y amigos. Le encanta venir a Barcelona. Rencontrarse con sus amigos. Visitar la Agrupación. Y reclama más atención por los que jugaron antes del Dream Team. “A veces visito peñas barcelonistas donde la fotografía más antigua que tienen es la del Dream Team. No hay ni una de aquella primera Recopa en Basilea o de aquella Liga del 74 con “el Flaco”. El Barça tiene muchos años de historia y antes de aquella Copa de Europa, ya existía. También antes de la Recopa”.

Y la Agrupación. Ya hace muchos años que está. Pero su crecimiento ha sido espectacular.
“Es verdad. Me considero de los pioneros porque siempre he sido un pesado pidiendo que busquen este o aquél, intentando encontrarnos de nuevo... Cuando dejé de ser jugador, como tantos otros, me quedé a vivir en Barcelona. Se te acaba el fútbol y todo aquello que tenías con tus compañeros se va perdiendo. Te dejas de ver... afortunadamente Charli [Rexach] tenia un equipo de fútbol sala y nos convenció para jugar. Lo hacíamos todos los jueves. Era nuestra manera de mantener una relación personal y con nuestra historia en el Club. Pero era fuera del Club. Una cosa era la Agrupación y la otra el Barça. Con Ramon Alfonseda y su junta el uno no se entiende con el otro y esto es magnífico. El trabajo que están haciendo, ayudando a veteranos que no han tenido tanta suerte, preparando gente que ya ha dejado el fútbol y necesita una salida profesional...”

Ha sido un largo camino...
“Sí, y muy duro. Todavía recuerdo, hace unos cuantos años, que fui al funeral de un excompañero. Lo encontraron solo en casa. No vivía con nadie. Nadie le ayudaba. Pasaron dos días antes que no supieron de su muerte. Y había sido un gran jugador, conocido y admirado por mucha gente. Querido. Y había acabado solo en la vida. Y esto no puede pasar. Éste es uno de los trabajos que hace la Agrupación. Y la hace única en el mundo. La mejor”.

También los mantiene activos. Usted ya no viene, però debería ver los entrenos de los martes y los viernes...
Lo sé! Ja, ja, ja. ¡Y no te pienses que no me gustaría! Pero estoy en Alicante y me coge muy lejos. Ya te he dicho antes que jugaba al fútbol sala y a los partidos de fiesta mayor donde nos invitaban. Ahora todo se ha hecho más profesional. Y al mismo tiempo, más accesible para todos los que han estado en el Club y no sólo de unos cuantos. Pero este trabajo de representación también es importante para el Club. También hace Barça. 
 

¿Qué queda por hacer?
Hemos hecho mucho, muchísimo. Pero afortunadamente podemos crecer todavía más. Con este Club al lado se puede conseguir todo. En mi época era impensable, pero ahora hay muchos exjugadores del Barça que se han marchado a entrenar fuera. Cuando yo terminé lo probé en el Oriola. Era la época de los presidentes que venían del mundo de la construcción y cuando llegué me costó muchas horas hablar con el presidente, que de fútbol no tenía ni idea. Y me desencanté. Pensaba que si a cada equipo que fuese a parar tenía que pasar por aquella previa no lo aguantaría. Ahora el futuro de la gente del Club, que sale preparada y con la marca de este fútbol, es espléndido. Como agrupación estamos ayudando en esta preparación y estamos muy pendientes de las nuevas tecnologías y de formar a nuestros veteranos para que puedan tener mejores condiciones en el mundo laboral. Es un trabajo impagable y que nos hace diferentes.

Por cierto, hemos dicho que hacía deporte, pero no cuál, el que inventó usted
Como mínimo lo tengo registrado. Cuando marché hacia Alicante, como no podía jugar con los veteranos habitualmente lo probé con el golf. Pero no había manera, e hice un mix. Pregunté en diferentes sitios y empecé patentando el futgolf. No es difícil de imaginar. Jugar al golf con pelota de fútbol y con el pie. Al principio costaba de convencer a los clubes, que pensaban que haríamos unos agujeros enormes en sus greens. Ya hemos hecho unos cuantos trofeos de exhibición y todavía habrá más. El reto es normalizarlo y hacer una competición estable. Lo conseguiré. 

Volver arriba