fcb.portal.reset.password

Rivaldo debutó con el Barça el 16 de agosto de 1997 en un Gamper contra la Sampdoria

El desequilibrio de Deulofeu por la banda fue la principal arma ofensiva del Barça durante el Gamper del 2012 contra los italianos

El FC Barcelona 2015-16 se presentará ante su afición el 10 de agosto. El rival será un viejo conocido, la Sampdoria. La víctima del memorable gel de Koeman en Wembley es un habitual del clásico torneo azulgrana de verano, como también lo son otros equipos italianos. Desde la creación del Trofeo Joan Gamper en 1966, el Barça se ha enfrentado 13 veces a equipos italianos.

Milan, Parma, Inter, Nàpols, Roma, Juve y Brescia son los otros conjuntos itálicos que han participado de esta competición estival. El balance de los enfrentamientos es favorable al Barça, ya que sólo en dos ocasiones un equipo italiano se ha llevado el galardón a casa: la Sampdoria en 2012 y la Juventus en 2005. Aprovechando la tercera participación del equipo genovés en el torneo que lleva el nombre del fundador del Club, repasamos los dos partidos anteriores.

La primera noche que Rivaldo se vistió de azulgrana

El 16 de agosto de 1997 empezaba a rodar un nuevo Barça lleno de dudas e ilusiones. La llegada de Louis Van Gaal al banquillo supuso, también, la entrada de nuevos jugadores en Can Barça. Entre todos ellos, un nombre brillaba con luz propia: Rivaldo. El fichaje de última hora del brasileño tenía la presión de hacer olvidar a un compatriota que había deslumbrado al Camp Nou, Ronaldo. Tanto él como Sonny Anderson fueron los fichajes más esperanzadores de la primera temporada del técnico holandés.

El Gamper de 1997 fue el primero en disputarse a partido único. La saturación del calendario durante la pretemporada llevó al Club a abandonar el formato de cuadrangular que se disputaba hasta entonces. En esta innovadora edición, el Barça saltó al césped con una formación inédita: Hesp; Nadal, Guardiola, Sergi; Reiziger, De la Peña, Roger; Ciric, Giovanni, Luis Enrique; Anderson. Van Gaal intentaba importar al Camp Nou el estilo de juego que le había hecho triunfar en el Ajax. Delante, una Sampdoria entrenada por Menotti que tenía al alemán Klinsmann como principal estrella.

De entrada, la fórmula funcionó. Los azulgranas salieron a comerse el césped y sólo necesitaron 11 minutos para anotar el primer gol. El autor fue un debutante: Sonny Anderson. La jugada empezó con una desequilibrante acción individual de Ciric que dejó solo a Luis Enrique ante el portero. El chute del asturiano fue rechazado dentro del área donde el pistolero brasileño tenía la pierna preparada para perforar la red rival.

A partir de la primera media hora de juego, el Barça fue perdiendo fuerza fruto de la falta de rodaje de inicios de temporada. La tendencia duró hasta la segunda parte, en que Rivaldo hizo su primera aparición como azulgrana. El brasileño jugó un partido gris, que no dejaba entrever la explosión de juego que acabaría protagonizando en el Camp Nou. Aún y así, fue una asistencia suya des del medio del campo a Giovanni la que sirvió para que el delantero provocara un penalti que él mismo transformaría.

Cuando el 2-0 en el marcador parecía definitivo, los italianos resucitaron. Dos chutes lejanos desde fuera del área, obra de Montalla y Verón, neutralizaron en dos minutos la ventaja local. Se llegó, así, a la tanda de penaltis. Rivaldo, Amor, Nadal, Pizzi, Sergi y Celades fueron infalibles desde los 11 metros. La parada de Hesp en el sexto disparo de los italianos decantó la balanza por el bando azulgrana. Un inicio de temporada premonitorio para una campaña que acabaría con la Liga y la Copa del Rey rumbo a Barcelona.

El nuevo Barça de Tito Vilanova

15 años después, la Sampdoria volvía a disputar el Gamper. En esta ocasión, en un contexto muy distinto. Después de la marcha de Guardiola, Tito Vilanova cogía las riendas del equipo con la esperanza de devolver al Barça a la gloria que había disfrutado pocos años atrás. El Gamper, pero, no pudo ser el escenario donde se mostrara esta ambición. El partido, mal programado, se disputaba el 20 de agosto de 2012, 24 horas después del debut en la Liga y tres días antes de la ida de la Supercopa de España contra el Real Madrid.

El resultado fue un equipo lleno de jugadores poco habituales y promesas de la cantera que tenían la oportunidad de deslumbrar al Camp Nou. El Barça de Tito Vilanova saltó ante su afición con Pinto en la portería; Montoya, Bartra, Fontàs y Planas en la defensa; Sergi Roberto, Dos Santos y Espinosa en el medio del campo; y Deulofeu, Afellay y Villa en la delantera.

En un partido bastante descafeinado, el Barça sucumbió por 0-1 contra una Sampdoria que contó con todos sus efectivos. Un gol tempranero del ítalo-alemán Soriano en el primer minuto de juego bastó para que el conjunto genovés se llevara el primer Trofeo Joan Gamper de su historia. Las internadas por la banda de Deulofeu, el control de Roberto en el medio del campo y la vuelta de Villa a los estadios tras una larga lesión fueron lo más destacado de un partido donde la Sampdoria se supo imponer por físico y oficio.


Volver arriba