fcb.portal.reset.password

La plantilla del FC Barcelona 1991-1992 posa con la Copa de Europa en el Camp Nou. | FCB / Horaci Seguí

Johan Cruyff abandonó el FC Barcelona en 1996 tras una final europea dolorosa contra el AC Milan dos años antes. Aquel año fue el final de ciclo del Dream Team. No obstante, es innegable la huella de esta generación de futbolistas en el Barça y el mundo del fútbol

El Dream Team dio el primer paso. El Barça había perdido las dos finales anteriores y era necesario abrir este camino. Aquel equipo descacomplejó al Club y lo situó entre los mejores. Demostraron que las grandes noches de gloria eterna también estaban reservadas para el FC Barcelona.

El estilo de juego que implantó Cruyff forma parte de la historia del fútbol. El 1-3-4-3 que desarrolló el técnico holandés durante su etapa en el Camp Nou no falta en ningún manual de entrenador. Este sistema de juego basado en la posesión, el ataque y la valentía se convirtió en una filosofía. Asimismo, Cruyff también fue el primer entrenador en tener una fe ciega en la cantera. Bajo sus órdenes debutaron: Ferrer, Guardiola, Amor, Sergi, Carles Busquets, Òscar Garcia, Roger y Jordi Cruyff, entre otros. En los años posteriors hubo sequía de títulos pero el alma del Dream Team resurgió con Frank Rijkaard en 2003. Otro técnico holandés supo reconducir al Barça -con la ayuda inestimable de Ronaldinho- recuperando el instinto y el estilo de Wembley 92.

Tiempo después, Pep Guardiola, que experimentó de primera mano la filosofía de Johan Cruyff, no tan solo supo aplicarla sino que también evolucionarla para activar el círculo más exitoso de la historia azulgrana. Recuperó la confianza en la cantera y tuvo a su disposición a un jugador irrepetible, Leo Messi. Unos éxitos que aún perduran con Luis Enrique, algunos protagonistas de entonces y un tridente de lujo.

El Dream Team estableció un eje sobre el cual ha fluido el Barça hasta hoy. Ellos abrieron la puerta y este es un mérito incuestionable. Las próximas generaciones de futbolistas siempre tendrán un espejo donde quererse ver.

 


Volver arriba