fcb.portal.reset.password

Xabier Eskurza, con su hijo, minutos antes de la celebración del Barça - Arsenal del 16 de marzo. ABJ

Si no nos equivocamos vienes cada año a ver un partido del Barça con tu familia, ¿cuántos van conteste?

Llevamos viniendo desde que mi hijo tiene uso de razón. Yo me desvinculé del futbol después de colgar las botas, pero a raíz de tener críos venimos todos los años. Mínimo procuramos venir a un partido como el de hoy, que es para disfrutar del futbol.

¿Qué haces cuándo vienes a Barcelona? ¿Hay algo que siempre hagas, algún lugar al que ibas de jugador y nunca fallas?

La verdad es que no. Yo estuve poco en Barcelona, solo la temporada 94/95 y ya han pasado más de 20 años. Seguramente todos los sitios donde íbamos han cambiado. Sí que me suele gustar ir por los típicos de la ciutat, pero no tengo un lugar que guarde de mi etapa de barcelonista.

¿Qué sensaciones te despierta volver al Camp Nou?

Emoción, buenos recuerdos y ganas de disfrutar con un gran equipo. Son muchos años y los recuerdos son vagos, pero el campo se conserva. No es como en San Mamés, que el estadio está cambiado y es como si no hubieras jugado ahí. Aquí el campo ha cambiado un poco, pero se mantiene la esencia.

¿Y compartirlo con tu familia?

Es transmitir lo que yo he vivido. Esa emoción, ese sentimiento, porque el Barcelona no solo es un equipo de futbol, también transmite sentimiento y pertenencia. Es algo más. También siento orgullo de que uno de mis hijos sea culé y tenga ese sentimiento. Para mi es bonito.

¿Cuándo decidiste entrar en la Agrupació?

Conocí la Agrupació durante la final de Copa del año 2009, contra el Athletic en Valencia. Estaba con Fusté, Goiko y otros exfutbolistas. Ellos me recomendaron apuntarme y así lo hice. Al dejar el fútbol me desvinculé de él, pero cuando quise enseñar a mi familia el club donde había jugado el trato que recibí fue exquisito. Es más, ni el propio Athletic me ha dado esta calidez, aunque soy de Bilbao, socio y voy a San Mamés.

¿Sigues lazo sigue uniéndote al club? Si vuelves cada año, algo debe haber. ¿Qué relación mantienes con la Agrupació?

Como vivo en Bilbao, sigo la actividad de la Agrupació desde la distancia. Hay muchas actividades deportivas en las que quizás me hubiera gustado participar, pero mi estado físico me lo impide. La Agrupació desde el principio, aun habiendo sido un granito de arena dentro la historia del Barcelona, me dio un trato excepcional. Eso me animó a decir hay que ser de la Agrupació, hay que estar inscritos y ayudar y participar en lo que podamos. Yo me ofrezco para lo que necesiten cuando vengan a Bilbao. Allá siempre tendrán alguien a quién acudir.

Tuviste que colgar las botas cuando eras muy joven, ¿qué hiciste después?

Tuve que dejar el futbol con 30 años, debido a unos problemas de artrosis que me afectaron la cadera. Después acabé la carrera de empresariales. Entonces yo detecté que los futbolistas teníamos un representante, un abogado… pero a nadie que te lo gestionase todo íntegramente, que velase por ti en todos los sentidos. Veía una carencia. Entonces lo que hice fue tratar de cubrir esa necesidad.

Fue entonces cuando creaste tu empresa de asesoramiento jurídico para deportistas. ¿Fue un camino fácil?

Me llevó tiempo para formarme. Estuve en la universidad, me saqué una carrera, un máster en Gestión Patrimonial más una serie de cursos. Fundamos la empresa en 2002, pero hasta 2010 no empezamos en serio a dar todos nuestros servicios. Ahora estamos creciendo. Es un mundo muy difícil porque reina la desconfianza, pero seguimos pensando que hay una necesidad y queremos darle un servicio al futbolista.

¿Los futbolistas están suficientemente informados de todo lo que les rodea (a nivel patrimonial, etc.) o que están en un entorno en que la gente se intenta aprovechar de ellos?

Yo creo que no. Igual no tanto aprovechar, pero si muchas veces están asesorados por gente que no está capacitada. La vida del futbolista es muy corta y lo que ganas es lo que vas a tener durante unos cuantos años. Es muy importante proteger eso que tanto te ha costado conseguir. En el asesoramiento patrimonial muchas veces se toman decisiones a la ligera orientadas por familiares y gente cercana que, actuando de buena fe, orientan mal a los futbolistas. Nosotros lo que pretendemos es darles ese servicio para proteger y asegurar su patrimonio.

¿Crees que el futbolista está preparado para lo que le espera cuando cuelga las botas?

No, pero es normal, son chicos muy jóvenes. Yo veo que la Agrupación se preocupa bastante, hace cursos y jornadas, me parece interesante. Cuando tú tienes esa edad y estás en un gran club tienes la cabeza en otras cosas. Yo creo que un futbolista con esa edad y el ritmo de entrenamientos, partidos y demás, muchas veces no tiene esos momentos para al estudio.

¿La Agrupació impulsa cursos de formación i una bolsa de trabajo para sus exjugadores, que te parece esta iniciativa?

Es muy importante porque cuando estás ahí nunca ves que eso se va a acabar. Eres joven y te falta experiencia. Entonces me parece básico y es importante que la Agrupació esté pensando en el mañana del futbolista independientemente del patrimonio que generen. Más que nada para protegerles. Tenemos casos, desgraciadamente, de grandísimos jugadores que han hecho un gran patrimonio y en pocos años lo han dilapidado. La vida es muy larga, acabas con 34/35 años y te queda un mundo por delante.

Volver arriba