Luis Enrique y Abelardo en un entreno como jugadores del FC Barcelona.

Sporting - FC Barcelona de esta jornada enfrenta a dos entrenadores y amigos que llevan toda la vida sudando la camiseta en el mismo bando: Luis Enrique y Abelardo. Vecinos de Gijón y amigos desde los siete años, los dos asturianos se conocen en la escuela y pronto comienzan a jugar en el mismo equipo de barrio. Es durante estos años que Luis Enrique pone a Abelardo el apodo de Pitu, que lo acompaña durante su carrera. La pasión por el equipo rojo-y-blanco les viene desde la cuna como recuerda Luis Enrique "de pequeño iba a la grada donde se hacía más alboroto del estadio con la bandera que me había hecho mi madre". Abelardo es compañero habitual del ténico azulgrana en el Molinón.


Pocos años después, coinciden en las categorías inferiores del Sporting de Gijón y el primer equipo entre los años 1989 y 1991. Esta última años, sus caminos se separan debido al fichaje de Luis Enrique por el Real Madrid. Juntos, sin embargo, ganan la medalla de oro de la selección española en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. El destino los volvería a juntar, ya vestidos de azulgrana, la temporada 96/97. Ambos jugadores comparten vestuario durante 6 temporadas, una época en que según palabras del propio Abelardo "dormiré más juntos que con nuestras propias mujeres". Es la mejor etapa profesional por ambos futbolistas, que ganan una Supecopa de España, dos Ligas y dos Copas del Rey.


Tras colgar las botas, ninguno de los dos ex futbolistas imaginan encontrarse con una situación como esta. Según Abelardo: "cuando jugábamos ni nos planteábamos que algún día pudiéramos enfrentarnos como entrenadores". En la actualidad, los dos entrenadores siguen teniendo una relación muy cercana: "el Abelardo es una persona muy importante en mi vida. Tenemos una relación perfecta y el tiempo sólo la refuerza ", afirmó Luis Enrique en la rueda de prensa previa al partido.