El once inicial del partido de los FCB Legends en Méjico. Joan Vidal / ABJ

La selección de México ganó este viernes la Copa Leyendas Movistar al FCB Legends por 2-0 en el estadio Corregidora de la ciudad mexicana de Querétaro. Los jugadores azulgranas merecieron un mejor resultado. En la segunda parte, cuando los mexicanos marcaron sus goles, la defensa estadounidense sacó dos balones desde la misma línea de gol después de unos muy buenos remates de Haruna Babangida y Fernando Couto.

El partido celebrado en Querétaro abre indudablemente una gran oportunidad para el regreso a los terrenos de juego de los grandes nombres del fútbol mundial. Un hecho que, a juzgar por la reacción del público y de las grandes operadoras de televisión anoche, puede crear sin duda una nueva línea de negocio. El encuentro entre México y el FCB Legends se retransmitió anoche a 70 países.

El terreno de juego estaba en muy buen estado y en las gradas del hermoso estadio Corregidora se veían miles de camisetas del Barça, una imagen que en los últimos meses se ha repetido en Los Ángeles, San Francisco, Washington DC o Yokohama y que reafirma globalidad de los colores y los valores del FC Barcelona.

Los jugadores del FCB Legends saltaron al terreno de juego luciendo una camiseta naranja con el número 14 y con la inscripción Gracias Johan. El homenaje a Johan Cruyff no se acabó aquí y en el minuto 14 el partido se detuvo para que jugadores, técnicos y público rindieran homenaje al legendario jugador holandés. En ese momento se emitió un video en las pantallas del estadio con imágenes de la carrera deportiva de Cruyff, mientras se lanzaban 14 cohetes y todos los jugadores aplaudien.Cruyff inmortal. Gracias Johan.

La primera parte fue de dominio azulgrana a pesar de dos tiros al palo y un gol justamente anulado al equipo mexicano. El FCB Legends jugó durante los primeros 35 minutos controlando el juego y manteniendo la posesión del balón. Fruto de una jugada de combinación del FCB Legends llegó la mejor ocasión para los azulgranas (minuto 21), cuando Hristo Stoichkov estuvo a punto de batir al portero mexicano Adolfo Rios. Unos minutos antes el mismo jugador búlgaro había sufrido una falta cuando iba a encarar solo el portero mexicano. El lateral Ramón Ramírez fue sancionado con una tarjeta amarilla.