fcb.portal.reset.password

Marcos Alonso, el héroe del partido, celebrando uno de los cuatro goles que marcó ante el Espanyol

Los derbis barceloneses siempre han sido partidos especiales. Hace 32 años se vivió en el Camp Nou una goleada que es digna de recordar. Esta tuvo un claro protagonista: Marcos Alonso, autor de 4 goles. El campeonato había sido una locura, con intercambios múltiples en cabeza de la clasificación entre Athletic, Real Madrid, Barça y Atlético de Madrid. Los azulgranas, terceros a sólo dos puntos de los colíderes, recibían al Espanyol en el Camp Nou en una penúltima jornada decisiva.

Aunque el equipo era claro aspirante al título, llegaba en horas bajas y la afición tenía pocas expectativas de cara al encuentro. Así lo demuestra la floja entrada de aquella jornada, a pesar de las favorables condiciones climáticas. La complicada clasificación para la siguiente ronda de la Copa ante el modesto Las Palmas no era el mejor augurio. Sin embargo, aquella tarde el irregular Barça mostró su mejor cara.

La goleada se encaminó en los primeros compases del partido. Sólo se habían jugado 8 minutos cuando Marcos estrenó el marcador. El delantero envió el balón al fondo de la red con un potente disparo raso tras un primer intento de Clos que había topado con el poste. El Espanyol no se había recuperado del golpe que ya había recibido otro. Una genialidad de Maradona por banda izquierda acabó con un centro bombeado que, tras el error en la salida de N'Kono, encontró la cabeza de Carrasco que convirtió el segundo.

El partido se rompió definitivamente a los 20 minutos de juego. Carrasco recibe un balón en el vértice izquierdo del área españolista y se saca un disparo seco dirigido a la base del primer palo. El portero camerunés rechaza mal el balón y Marcos, atento, remata de cabeza el balón sobre la línea de gol. Sin embargo, los periquitos dieron señales de vida siete minutos después. El españolista Lauridsen hace una jugada por banda derecha que acaba con un centro al segundo palo, donde controla y define Giménez por encima de Urruti. Sobre la línea de gol, Alexanco rechaza con la cabeza un balón que cae a los pies de Zúñiga que fusila a placer la red local.

A los 34 minutos, un error de la defensa blanquiazul al intentar despejar el balón acaba con el esférico suelto dentro del área donde Marcos empalma de primeras un potente disparo raso teledirigido a la base del poste que bate N'Kono por bajo. La dinámica del partido se alteró con una acción polémica que tuvo a Diego Armando Maradona como protagonista. El 10 de azulgrana fue expulsado por una entrada al españolista Miguel Angel que muchos aficionados y periodistas de la época no entendieron como merecedora de tarjeta.

El Espanyol salió más conectado en la segunda parte y en un rápido contragolpe consiguió recortar distancias. Un pase en largo de Lauridsen encuentra a Márquez que se avanza a la defensa y con un suave toque cruza el balón y marca ante la salida de Urruti. A pesar del bache, el Barça fue capaz de seguir dominando el partido. Los más impacientes se perdieron el mejor gol de la tarde. A cuatro minutos del final, Marcos recibe un balón aparentemente inofensivo escorado a la izquierda unos metros fuera del área, se centra, esquiva la entrada del defensa con un corto autopase y empalma un potente disparo cruzado que arranca las telarañas de la escuadra perica.

Volver arriba